TRAVESÍA MALLORCA 7 DÍAS. IRENE.

TRAVESÍA MALLORCA 7 DÍAS.  I R E N E. 

La ilusión por esta travesía programada se vió finalmente truncada por un fuerte temporal de vientos del norte con velocidades entorno a los 50 a 60 nudos y grandes olas, que día a día nos hizo permanecer a la tripulación en una situación de espera y control de predicciones metereológicas, para planear otro tipo de travesía de menor duración y siempre teniendo en cuenta el gran mar de fondo que generaría tal temporal. 

También nos motivó emprender cualquier tipo de travesía y ya con poca disponibilidad de días, el próximo nacimiento de la hija de un estupendo compañero y navegante que en esta ocasion quedaría lógicamente en tierra para recibir a la pequeña IRENE. Quedaría, como asi finalmente ocurrió, en una bienvenida desde el mar a la pequeña y tener presente a sus padres, en especial a IVÁN que ya como padre no podrá acompañarnos por un tiempo a futuras travesías. 

Igualmente, nos quedamos sin la buena compañía de Josep que perdería sus vuelos para Mallorca. 

DÍA UNO: 

Viernes 2 de octubre 2015; 

A la vista de los predicciones, se acordó durante la tarde de este día desplazarnos hacia nuestro puerto de origen Mataró, en el que nos esperaba nuestra embarcación de 42 pies de eslora, un Bavaria. 

Tras cargar los equipos de los cuatro tripulantes (Eduardo, Eva, Efren y Marino) que haríamos la travesía, material intendencia, y una completa revisión de la embarcación, amenazando ya tormentas para esa noche, decidimos mejor cenar y descansar en puerto y esperar hasta la mañana siguiente para zarpar con el plan de navegación de Mataró / Port Ginesta / Soller Mallorca. 

Una noche en puerto Mataró en la que poco descansamos por las tormentas eléctricas con lluvías y unos cuantos mosquitos embarcados a bordo. 

DÍA DOS: 

Sábado 3 de octubre 2015;

Un quinto tripulante (Pedro) se animaría a realizar la primera parte de la travesía Mataró / Port Ginesta. 

Amaneció con ligeras lluvías y cierto riesgo tormenta, pero con predicciones de mejorar, zarpando hacia las 12,00 hs del mediodía rumbo Port Ginesta. 

Recibimos viento de ceñida con un mar fuerza 4/5 aumentando a los 20 nudos de velocidad y con rachas que llegaban a los 22 nudos. Apoyamos con motor con una media de 1500 rpm. Hacia las 16,00 horas y en las proximidades de la boya Sierra del área del puerto de Barcelona, un improvisado descosido de unos 10 cm en la vela mayor, aparecía justo en su parte media y en la baluma, motivando su enrollado completo y tomar la decisión de intentar resolver la incidencia en puerto más próximo. 

Ya en el interior del Port Vell de Barcelona y hacia las 17,00 horas decidimos definitivamente  terminar con la travesía para evitar una rotura aún peor, solicitar amarre y pasar noche para al día siguiente regresar al puerto de origen Mataró. 

Destacar a nuestro Pedro que en todo momento controló la embarcación con la mala mar, sorteando las olas con un estupendo manejo desde la rueda. 

Ya amarrados se nos despedió Pedro. En amarre y en puerto, recibimos un trato estupendo, instalaciones acordes a los lujosos barcos amarrados, y un precio para un día muy aceptable. 

Para ahogar las penas por nuestra mala suerte, decidimos dejarnos caer ya por la noche y cenar en un conocido restaurante de la Barceloneta, para después en el barco encendiendo unas velas, buena música y unos licores, disfrutar del bonito entorno de Port Vell. 

DÍA TRES: 

Domingo 4 de octubre 2015; 

Con la ilusión de ondear unas banderas que representaba el nacimiento próximo de IRENE, y desayunando en el barco viendo pasar en un día festivo multitud de traineras a remo por nuestro lado, decidíamos seguir con un nuevo plan de navegación e improvisar según se comportara la vela mayor con su descosido. 

Nos preparamos para zarpar hacia las 12,00 hs, si bien antes colocamos en el obenque de estribor las cinco banderas con cada letra de la futura pequeña IRENE, y antes de salir del puerto, en su zona amplia anterior a la bocana del mismo, realizamos maniobras de enrollado y desenrollado de la vela mayor para tener seguridad de su buen funcionamiento. 

Ya contentos con el ondear de las banderas (IRENE) y con rumbo a la boya de aguas navegables, abandonamos el Port Vell, tomando al poco tiempo rumbo norte hacia Costa Brava, vigilando en todo momento que la vela mayor no fuera a más su desperfecto y apoyando con motor en la navegación. 

De nuevo navegando de ceñida pero con mar y vientos más moderados e improvisando tomamos decisión de arrumbar hacia Blanes, unas 32 millas, que a la vista del día anterior, resultó una tranquila y soleada navegación. 

Navegando próximos a la costa y tras dejar el Maresme, hacia las 15,00 hs montamos equipo de pesca al curricán y probar suerte, antes nos pusimos un rato con nudos marineros, de pesca y explicación de la técnica, para en zona Costa Brava pescar una primera pieza, de unos 50 cm, un Verdel, cosa que nos alegró después de todas las incidencias de travesía. 

Hacia las 19,00 hs entrabamos en la bocana de port Blanes, procediendo al amarre con la ayuda de la marinería del puerto. Port Blanes ha sido reformado reciéntemente y dispone de unos precios muy justos, con buenas instalaciones y trato muy agradable de su personal. 

Esa noche cenamos en un conocido restaurante marinero del puerto, muy bien por su pescado, pero corto en guarniciones, e hicimos después una tranquila velada con licores (Ratafia y Oporto) y música en el barco. Ya antes de cenar comenzamos a notar rachas fuertes de viento del Suroeste que nos obligó a reforzar el amarre con estachas. 

DÍA CUATRO:

Lunes 5 de octubre 2015; 

Tras descansar y ya hacia las 10,00 horas dimos un paseo por la ramblas principales de Blanes, con buen ambiente de mercado, tomar un café y comprar ingredientes para cocinar la pieza de pez pescada el día anterior para preparar antes de zarpar un marmitako, un guisado de pescado de la zona de Euskadi, con patatas, pimientos, cebollas de Figueras, tomates, y pimiento seco Ñoras, y bueno, debido al pequeño tamaño del pececillo, comprar también algo de calamar para darle más consistencia al plato. 

Antes de zarpar nos pusimos de cocinillas entre todos y con toque de sal, pimienta, aceite y vino Oporto dejamos listo el guiso. 

Hacia las 12,00 hs nos poníamos en marcha con rumbo más al norte, hacia las playas de Sant Feliu de Guíxols. 

Inicialmente nos acompañó vientos portantes moderados que nos dejaron desenrollar la vela génova, dando paso en poco tiempo a encalmada, momento que recibíamos la feliz noticia del nacimiento de IRENE. 

Tras tres horas de navegación y ya justo aumentando las rachas de viento del Suroeste, llegamos a la estupenda playa de St Pol unas millas más al norte de St Feliu de Guíxols, donde nos fue imposible la maniobra de fondeo por falta de resguardo e incomodidad de las rachas de viento. Una curiosidad, la playa de St Pol, en su tiempo, erá la llamada Playa de los Romanos. 

Probamos resguardarnos en la bahía de Sant Feliu de Guíxols y conseguimos asegurar el fondeo pero un tanto prevenidos por esas rachas de vientos. Finalmente comímos el guiso en cuestión, con el lujo y tranquilidad de la bahía para nosotros solos, calmando de vez en cuando las rachas. 

Hacia las 17,00 horas recogimos la línea de fondeo y nos dispusimos arrumbar de nuevo a Blanes para pasar otra nueva noche en su puerto, realizando una navegación de ceñida y con vientos de unos 20 nudos, pudiendo observar que el instrumento de viento comenzaba a fallar. 

Para las 20 hs ya con una perfecta maniobra de amarre por parte de Eduardo, terminabamos un buen día con cena tranquila en el barco. 

Y bueno, Efren y Eduardo, entrada la noche, decidieron darse un largo paseo a pie por el paseo marítimo de Blanes, pero con vientos de ceñida para no perder la costumbre. 

DÍA CINCO: 

Martes 6 octubre 2015; 

Último día de navegación. Un soleado y ventoso día en el que aprovechamos de buena mañana para un buen desayuno en una de las terrazas de Blanes, a excepción de Efren que se llenó de energía para subir corriendo hasta la torre de Blanes que seguro debe disponer desde ahí arriba de unas estupendas vistas de la costa y el mar. 

Partiendo hacia las 12,00 del mediodía rumbo el punto de origen (port Mataró) y con un día soleado, fuertes vientos de ceñida y mar fuerza 4, tomamos decisión de navegar sólo a motor para no forzar el descosido de la vela que parecía poder ir a peor, terminando enrollándola y dar motor a unas 2000 rpm. 

Hacia las 16,00 horas entrabamos en la bocana de Port Mataró con fuertes vientos del Suroeste que complicaban la maniobra de respostaje, y en la que eficázmente Eva controló para realizarla con el viento de proa. 

Como dato técnico se realizó un consumo de unos 3,5 litros / hora, nada mal, para recurrir a motor en su totalidad, con una media de 1700 rpm, siendo un motor Volvo 55 CV. 

Terminamos con un amarre complicado por su posición y las fuertes rachas de viento, pero que finalmente entre todos conseguimos realizarlo bien. 

Tras un buen zafarrancho y recogida de equipos nos despedimos, que aunque no fue Mallorca como inicialmente se programó, disfrutamos de buenos momentos de convivencia y navegación, y contentos también porque pudimos dar la bienvenida desde el mar a la pequeña IRENE.